Quién es emprendedor y qué es emprendimiento

¿Qué es un emprendedor y qué es emprendimiento?

Un emprendedor es una persona que tiene la capacidad y el deseo de asumir riesgos y tener iniciativa. El espíritu empresarial también es un estilo de vida que puede elegir vivir. No hay un camino o una fórmula establecidos para convertirse en emprendedor. Como ocurre con todas las cosas, hay muchas formas de ganar mucho dinero. Algunos emprendedores tienen mucha suerte y otros no. Todos los emprendedores tienen apetito por el riesgo y están dispuestos a asumir riesgos. El espíritu empresarial puede ser tan simple como mirar qué bienes puede suministrar al mercado o tan complicado como mirar el mercado con 10 necesidades distintas del mercado al que atiende. Un componente importante del espíritu empresarial es tener un deseo ardiente de ganar dinero. Que otros le pidan dinero no es un espíritu empresarial.

Hay muchas cosas que hace un emprendedor. Necesita estar decidido y concentrado. Al inicio del emprendimiento, hay muy poco capital y muy poco apoyo. El emprendedor siempre busca más apoyo y la empresa puede hacerlo bien, pero sin el capital suficiente para mantener las puertas abiertas, no es emprendimiento. Poder mantener las puertas abiertas es tanto una cuestión de determinación como tener suficiente capital. Se necesita determinación para mantener las puertas abiertas, pero también se necesita la capacidad de conectarse en red. Una parte crucial de ser un emprendedor es ser perseverante. No trata de hacer todo usted mismo, sino que confía en la ayuda de otros. Ser persistente significa trabajar siempre hacia un objetivo, incluso si es difícil, lento o incierto.

Muchas personas emprendedoras se emplean como gerentes, administradores, vendedores, personal de I + D, operaciones, soporte técnico, etc. Es un trabajo duro y una tarea interminable. Ser emprendedor requiere perseverancia. Muchas personas abandonan el espíritu empresarial porque no pueden soportar las presiones y dificultades de ser emprendedor. Esto solo es cierto si el empresario no está dispuesto a hacer lo imposible. Para ser emprendedor debes tener la capacidad de no perder la esperanza. Si está haciendo algo que no funciona, entonces debe salir de ese negocio.

Esto no significa que el emprendedor no esté autorizado a correr riesgos. Significa que tienes que estar dispuesto a correr riesgos. Ésta es la diferencia entre el empresario y el gerente. El emprendedor sabe que no podrá hacer todo bien, pero lo hará. Muchas veces esto significa poner mucha más energía y esfuerzo de lo necesario para hacer funcionar el negocio. El emprendedor es capaz de motivar a los empleados, mantener a los clientes y hacer avanzar a la organización. A menudo, el empresario tiene que cargar con la mayor parte de la responsabilidad, sin embargo, es capaz de mantener a la gente ocupada.

Para convertirse en emprendedor, no es necesario ser más inteligente que los demás. Muchas personas que inician un negocio no tienen el deseo de terminarlo. Renuncian cuando el negocio se vuelve oneroso o no genera dinero. Tienes que amar el negocio, saber que no puedes seguir haciendo lo mismo una y otra vez para siempre. Hay que amar la sensación de ver crecer y despegar la empresa. Tienes que ser capaz de afrontar el día en que tienes que detener el negocio, pero lo has construido lo suficiente como para poder marcharte cuando quieras. El emprendedor puede ver ese día y poder decir: “Hoy es el día en que voy a parar”.

No es necesario tener mucho dinero para convertirse en emprendedor. Muchas personas que inician un negocio no tienen el dinero para hacerlo. Piden prestado dinero para financiar su crecimiento. El emprendedor con ganas y unidad es capaz de endeudarse con la empresa y rentabilizar el negocio.

Para convertirse en emprendedor, no es necesario ser un genio de las matemáticas. Muchas personas que inician un negocio carecen de la capacidad de ejecutar los modelos financieros necesarios para mantener la rentabilidad del negocio. Utilizan las matemáticas para hacer crecer el negocio, pero a menudo el negocio no crece como se esperaba. El emprendedor sabe que necesitará hacer modelos financieros y muchas veces lo hará él mismo para determinar el futuro de la empresa. Muchos empresarios pueden mantener el negocio en marcha y encontrar la manera de hacerlo lo suficientemente rentable como para pagar los intereses de la deuda.

Para convertirse en emprendedor no es necesario tener una gran presencia en Internet. Muchas personas que inician un negocio carecen del tiempo y la capacidad para dedicar horas y horas al negocio. Son buenos cuando tienen que ser buenos, pero a menudo permiten que el negocio crezca y se expanda sin control. El emprendedor ve que la empresa no es rentable y, a menudo, se hace cargo de la empresa desde un puesto propio, como el de director ejecutivo. El emprendedor comprende la importancia de una presencia en Internet y, a menudo, contrata a una persona o empresa para que establezca el negocio en Internet.

Para convertirse en emprendedor, no es necesario que conozca muchas reglas acerca de cómo dar, pero debe poder dar porque sabe que no puede seguir dando para siempre. Necesita saber cuándo quiere dejar de dar. El tiempo que tienes para dejar de dar es el momento en que el negocio comienza a crecer y a ser rentable. El momento en que dejas de dar es el momento en que ves que la empresa obtiene ganancias.